Viaje a Ourense (Tarta de castañas y toffee)

Si no conoces Ourense es muy probable que te sorprenda cuando vayas. Como ocurre con frecuencia en España, fue construida de espaldas a los dos ríos sobre los que se asienta, convirtiendo sus riberas en escombreras y descuidando los recursos que de ellos se podían obtener. Sin embargo, en los últimos años (unos veinte, quizá) se ha dado un vuelco a esta situación. Se han pintado y arreglado fachadas, se han limpiado los caminos que recorren sus orillas y se han acondicionado para convertir esos paseos en el pulmón verde de la ciudad.

Transición al otoño (Tarta Tatín con manzanas)

 

Con el otoño empezado y las primeras lluvias cayendo con retraso sobre Galicia, es tiempo de abrigo, de chubasquero, de días cortos y noches largas y frías. Antes de que se nos eche encima el adviento y la navidad exprimiremos un poco este noviembre en el que visitaremos INTUR en Valladolid, capital mundial del Turismo interior por unos días, y de los viajes siempre, pues allí está el alma –y la locomotora- de este tren Expreso.

Viaje al pasado (Arroz con pollo)

Si algún día encuentro una lámpara, y al frotarla un genio -o similar- me ofrece un deseo, seguramente una de las opciones que barajaría sería pedir un viaje al pasado.

Tengo claro que desde este Vagón de Cola, a remolque del tren Expreso, podré visitar decenas de países, pueblos, montañas y lugares que mi cabeza ahora mismo ni siquiera puede imaginar. Y a donde no lo consiga este tren me llevarán los libros. Quedan muchos (siempre quedarán) sitios por visitar, por vivir. Pero no podemos -creo- volver al pasado.

Fiestas en Valladolid (o Tarta Normanda con Manzanas adaptada para diabéticos)

¿Pero qué tipo de viaje es éste? Me dicen por el teléfono ‘intervagón’ desde la locomotora. Y tienen razón, claro. Pero es que este año hay muchas manzanas. Y qué quieren que les diga –hoy les voy a tratar de usted-, no quiero que se pierdan. Así que he mirado el calendario y aprovechando que están de fiestas patronales (Nuestra Señora de San Lorenzo le dicen a la homenajeada) en la capital del mundo turístico –Valladolid, donde está la sede de Expreso- nos hemos propuesto hacer una tarta. Con manzanas. Y ya puestos, para no limitar los consumidores del resultado, la hemos adaptado para que sea apta para diabéticos.

Galicia Yucatán en dos horas (hamburguesa)

Pensar en recorrer la distancia que separa -geográficamente- Galicia del Yucatán en menos de una mañana es tan fascinante como irrealizable. Si así fuese, el que aquí escribe y suscribe encontraría una excusa para dejarse caer todas las semanas por las costas del Caribe y visitar esa interminable lista de ruinas mayas que todavía esperan, cubiertas por la vegetación, a que las descubramos.

El mejor momento para viajar (o Ensalada de alubias pintas con queso San Simón)

O quizá debería decir el peor momento para viajar, qué quieren que les diga. Cómodamente sentado en la bancada del furgón de cola de este tren Expreso que nunca se detiene llega un momento en que se corre el riesgo de dejarse llevar por la pereza. Desde este sofá, y sometido a los rigores del verano que al fin han llegado a Galicia -con más de un mes de retraso- dan ganas de viajar únicamente con la imaginación entre siesta y siesta (y entre comida y comida).

Purrusalda

O porrusalda, vaya. Al gusto. Me ha llamado siempre la atención este plato del norte por su aparente falta de contundencia, de cuerpo. Un caldo vegetal, nada menos. Pero luego lo pruebas y siempre te sorprende. Siempre es más de lo que te esperas de esos puerros y esa patata apenas cocidas. Porque no debe haber lugar a engaño: la purrusalda no es un plato de segunda categoría, si no que debe estar en el mismo altar que las sopas de cocido o el caldo gallego.

 

Mejillones en escabeche

De entrada debo decir que nunca he sido mucho de escabeches. Al menos antes no valoraba este modo de preparación, basado en la conservación de los alimentos en vinagre. Pero cada vez me doy más cuenta de que este cocinado, originario -parece ser- de los árabes le queda fantásticamente bien a muchos productos del mar y del campo, principalmente pescados y carnes. Y en el caso que me ocupa hoy -además- el resultado es uno de los elementos más llamativos estéticamente que se pueden conseguir con tan poca elaboración: mejillones en escabeche.

No me digan que no es fantástico ese color naranja fuerte, producto de la carne tan honesta del mejillón y ese brillo que le aporta el aceite y el resto de componentes del marinado.

Cientos de libros en la mano (agradecimiento a @mi_maleta)

Diré de entrada que posiblemente nunca hubiera comprado un libro electrónico por iniciativa propia. O hasta que alguna campaña de márketing me convenciese de que lo necesito, al menos. Pero eso no había ocurrido todavía. El caso es que un día, de pasada, dejé un consejo en la web de Mi Maleta y ¡había ganado un Kindle y unas guías de viaje!