Responder al comentario

Manuel Bustabad says:

Me ocurrió exactamente lo mismo (y el mismo día y en el mismo lugar, además). Creo que la mantecatura final con mantequilla y queso es una transformación a la altura de las de los dioses.

Un abrazo

 

Manuel Bustabad

 

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .