Sep 08

Fiestas en Valladolid (o Tarta Normanda con Manzanas adaptada para diabéticos)

Jue, 08/09/2011 - 20:53 — Manuel Bustabad

¿Pero qué tipo de viaje es éste? Me dicen por el teléfono ‘intervagón’ desde la locomotora. Y tienen razón, claro. Pero es que este año hay muchas manzanas. Y qué quieren que les diga –hoy les voy a tratar de usted-, no quiero que se pierdan. Así que he mirado el calendario y aprovechando que están de fiestas patronales (Nuestra Señora de San Lorenzo le dicen a la homenajeada) en la capital del mundo turístico –Valladolid, donde está la sede de Expreso- nos hemos propuesto hacer una tarta. Con manzanas. Y ya puestos, para no limitar los consumidores del resultado, la hemos adaptado para que sea apta para diabéticos.

El asunto en realidad es sencillo: basta sustituir el azúcar por fructosa, que tiene la misma textura y un poder edulcorante algo mayor, con lo que podemos dar el cambiazo casi en cualquier preparación usando aproximadamente 7/10 partes de lo que usaríamos con azúcar blanco.

Para esta ocasión –que lo merece- y para asegurar buscamos fuentes fiables y contrastadas. Me refiero a la receta de @dulcesbocados de su Tarta Normanda con Manzanas, que no tiene desperdicio y ya he hecho varias veces.

Así que supero el pudor que me da ‘fusilar’ su receta y la copio aquí casi literalmente, sólo modificando los pequeños cambios que le he hecho. Han sido tan insignificantes que no he conseguido estropearla. Ha quedado fantástica, qué les voy a decir.

Y ahí va.

 

Tarta Normanda con Manzanas (apta para diabéticos)

Lleva:

Ingredientes para un molde de 26 cm

Para la masa quebrada

150 gr. de harina

1/2 cucharadita de sal

1 cucharadita rasa de azúcar (la he cambiado por fructosa)

75 gr. de mantequilla muy fría cortada en cubitos

1 huevo pequeño

2 cucharaditas de agua (yo le he hechado sólo una)

Para el relleno:

600 gr. de manzanas

250 gr. de azúcar (los he cambiado por 200 gr de fructosa)

3 gr. de canela en polvo

2 huevos muy fríos

4 yemas de huevo muy frías

60 gr. de almendra en polvo

60 gr. de harina

100 ml. de leche

300 ml. de nata líquida

8 gr. de extracto de vainilla

Azúcar glasé para espolvorear (lo he solventado pasando fructosa por el molinillo del café. Queda perfecta).

 

Preparación:

Primero tendremos que hacer la masa quebrada, tamizando la harina en un cuenco grande, añadir la sal, la fructosa, agregar la mantequilla y con los dedos incorporarla a la harina, ha de quedar de un color uniforme y ha de parecer pan rallado, aunque algo más grande.

Una vez toda la mantequilla bien incorporada (hemos de revisar bien todo el bol para cerciorarnos), hacer un hueco en el centro y añadir el huevo ligeramente batido.

De momento, es mejor no tocar la masa con las manos, utilizar una pala o una cuchara de madera, mezclar y añadir una cucharadita de agua y volver a mezclar hasta que la masa empiece a unirse, si vemos que aún no se unen, poner la segunda cucharadita de agua, pero si la podemos evitar mejor. Ahora, con las manos hacer una bola, sin manipular demasiado, envolver en film plástico y guardar en la nevera unos 30 min. Aunque si está más tiempo, no pasará nada.

Precalentar el horno a 160º.

Mientras, podemos hacer el relleno, pelando y cortando las manzanas en láminas, ponerlas a cocer en un cazo con 50 gr. de fructosa y la canela en polvo. Tener al fuego medio hasta que la manzana se haya dorado y esté ligeramente tierna.

En otro cuenco, poner los huevos y las yemas con el resto de la fructosa, batir con varillas manuales y añadir la almendra en polvo y la harina, remover y añadir la leche. Batir hasta que los grumos desaparezcan y entonces incorporar la nata líquida y el extracto de vainilla.

Sacar la masa quebrada de la nevera, estirar con rodillo hasta tener la medida del molde y colocarla. Añadir la crema de huevos y después las manzanas.

Hornear unos 40 min., para saber si ya está, mover el molde y la crema no debe bailar, pero tampoco debe tener aspecto de muy cuajada.

Dejar enfriar y servir espolvoreando azúcar glasé.

Aquí está. Copiada casi literalmente –salvo la sustitución de la fructosa por el azúcar- de Dulces Bocados.

Y ya puestos, dejo aquí también los trucos que nos da para asegurar un óptimo resultado. Yo les he hecho caso y creo que ha sido una buena decisión:

La harina se tamiza porque así la pasta se aireará y saldrá una masa quebrada ligera y crujiente.

Cuanto más fría esté la mantequilla, el huevo y los utensilios que vayamos a utilizar mejor.

Manipular la masa lo menos posible nos ayudará a que la masa no quede dura una vez horneada

Que les aproveche.

Comentarios

Carmen (no verificado) says:

Wowwwww, Manuel, te ha quedado fantástica!!!!!!!!!!!!!!!!!
Me alegro que con esos pequeños cambios pudieras disfrutar de esta tarta que, para mi es de las mejores que hay.
Muchas gracias por el enlace ;-))
Besitos

Manuel Bustabad says:

Gracias, Carmen

Lo cierto es que está tan bien explicada que es difícil hacer mal la receta. Gracias por pasarte por aquí.

Un abrazo

Manuel Bustabad