Mayo 15

El valor de una mejora (guisantes con jamón)

Mar, 15/05/2012 - 17:34 — Manuel Bustabad

Llegas al hotel cansado, más tarde de lo previsto, y al abrir la puerta de la habitación encuentras una caja de bombones encima de la mesa y una cesta con fruta. Tus penas se desvanecen inmediatamente y una sonrisa ilumina tu cara.

Te bajas del taxi que te lleva al aeropuerto con la resignación del que va a estar doce horas encajonado entre dos asientos de clase turista, cuando al facturar tu equipaje compruebas que te han asignado embarque preferente y asiento en la fila dos. Allí te reciben con una copa de champán. Será tu mejor vuelo, sin duda.

Sábado por la tarde,  tras una semana delirante, una hora de pelea para hacer transitar el carro de la compra en los atestados pasillos del supermercado y quince eternos minutos soportando a los tres monstruitos que acompañan al matrimonio que te precede en la caja, un amable empleado te entrega, como regalo por esas dos cajas de galletas que te has comprado, una tableta de chocolate belga, que decides alegrará de inmediato tu regreso a casa.

Pequeñas mejoras; insignificantes gestos que probablemente podrías haber planificado tú mismo, pero que toman valor por inesperados, por instalar en ti la sensación placentera de que alguien se ha molestado –aunque sea levemente- por mejorar un poco tu vida.

Viernes al mediodía. Decides sustituir los guisantes congelados –dignos, dignísimos en realidad- por un quilo de los frescos que, con calma, desgranarás al llegar a casa pues hoy puedes permitirte comer un poco más tarde. Cien gramos –ciento cincuenta, qué coño- de jamón ibérico que coronarán la suntuosidad de los chícharos. Aceite de oliva, vírgen y crudo. Y pimentón de la Vera, ahumado y agridulce. Cueces los guisantes veinticinco minutos y les añades el jamón picado (sin asomo de sartén), media cucharada del mejor pimentón del mundo (perdónenme, murcianos) y un chorro de aceite verde, intenso.

Colocas los pies encima del sofá y el mundo se detiene, para ti, durante el tiempo que necesites.

Comentarios

Tuonela (no verificado) says:

Aquí tenemos unos guisantes del copón, pero todavía hace frío así que habrá que esperar un par de meses más. Pero en junio, con una o dos litras de vainas y tirado en un parque también se para el mundo, crudos están de vicio. Claro que así, con jamón y pimentón... palabras mayores.

Saludos.

Miguel Vila (Colineta) (no verificado) says:

Yo habría añadido algunas vainas de esos guisantes frescos. Da trabajo pelarlas, pero son muy ricas.

Manuel Bustabad says:

Pues alguna vez lo he pensado, pero acabé descartándolo por desconocimiento, pues nunca las he probado. A ver si tengo la oportunidad de hacerlo este año, aunque me temo que la temporada ha llegado a su fin.

Es un honor para mí que te hayas pasado por este blog, Miguel. Muchísimas gracias.

Un abrazo

Manuel Bustabad

 

Miguel Vila (Colineta) (no verificado) says:

Un gustazo pasar por aquí, Manuel. Te dejo un enlace a mis guisantes con sus vainas, jamón y "huevo mullido". http://www.colineta.com/2009/06/07/chicharos-e-bagullos/
Yo recuerdo que de niño en mi casa se pelaban las vainas y se servían con los guisantes. Pero parece que es algo que se perdió, ya que mucha gente no sabe que son aprovechables, aunque su aprovechamiento salga carísimo porque da bastante trabajo.

Manuel Bustabad says:

Miguel, acabo de quedar impresionado con la técnica tan sencilla de los huevos mullidos. También con lo que cuentas de las vainas y que saben igual que los guisantes. A ver si consigo algunos frescos y tiernos de final de temporada (aunque lo veo complicado) y las pruebo.

Muchísimas gracias

Manuel Bustabad

 

Miguel Vila (Colineta) (no verificado) says:

Esos huevos son la leche. Y fáciles de hacer.
De causalidad he visto que Pedro Roca también usa las vainas de los guisantes: http://www.flickr.com/photos/colineta/5857426618/in/set-72157625873109303

j. salgueiro (no verificado) says:

Comparto el gusto por los guisantes con sus vainas. Han de ser tiernos, por eso el momento es al empezar la temporada.

De todos modos, el sabor y la textura se parecen al de los tirabeques, que también todos los años cocina Pedro Roca.

Buen provecho, chicos.

Manuel Bustabad says:

Qué buena pinta ese rape, caramba. Y qué tiernas parecen las vainas.