Jul 07

Siete de julio (tortilla de Betanzos y sardinas)

Sáb, 07/07/2012 - 09:44 — Manuel Bustabad

Siete de julio. Eso significa que mi gato Fermín está de celebración (no me entiendan mal, mi gato es igual de religioso que yo; esta efeméride la celebramos porque no sabemos qué día nació).

También me recuerda que estamos en plena época de fiestas populares donde los distintos pueblos de las distintas españas sacan a relucir sus más bajos instintos con folclóricas actividades como cabalgar tras el ganado por toda la villa hasta que algún apuesto mozalbete lanzea y mata a la res, o esos otros lugares donde las calzadas se alumbran con teas amarradas a los cuernos no de un banquero si no de una vaquilla. O esas otras tierras donde suben unos burros y una cabra a un campanario y sólo ésta última es despeñada, bajando luego los asnos normalmente por las escaleras.

De las que nos quedan (a Fermín y a mí) a tiro de piedra lo que más nos molesta -a los dos- es sin duda el ruido que suele acompañar las celebraciones. Sobre todo esos fuegos que se empeñan en tirar justo cuando los fieles salen del templo, tras las estruendosas campanas, y que convierten esos quince larguísimos minutos en un infierno de humo, ruido ensordecedor y varillas cayendo.

Soy poco de fiestas, pero me gusta san Juan. El de Coruña al menos. Esa noche, corta, se estira hasta donde dé entre fuego y sardinas en la playa más cercana, o en la calle, apoyando en brona el pescado asado en la brasa de un fuego que saltarán algunos.

Y en cualquier casa de comidas, mesón o restaurante, se podrán comer ese día pese a dispararse su precio estos pequeños peces. Los que tenemos la suerte de encontrarnos por estas tierras ártabras nos permitimos el lujo de disfrutar, al menos dos o tres días al año -y uno de ellos éste- de un menú de dioses: tortilla de Betanzos (patata cortada fina y frita sin prisa, huevo abundantísimo y batido sin hacer espuma y vuelta y vuelta a fuego fuerte) sardinas asadas y albariño. Los de las fotos son del restaurante A Casilla de este pueblo coruñés, premio nacional a la mejor tortilla de patata. Y todo ello sin necesidad de hecatombe ni tauromaquia.

Qué distintos somos (y qué bueno que sea así).

Comentarios

Marta (no verificado) says:

Tortilla y sardinas... Y dame una ensalada de tomates gallegos y ¡ya puedo morir feliz! Gracias por compartirlo. Otro besazo :D

Ni mata ni engorda (no verificado) says:

La tortilla de Betanzos! uno de los manjares gallegos sin lugar a dudas.
El pasado viernes en Madrid, en un restaurante-terraza cerca de la Google House, venía en la carta "Tortilla de patatas. Espectacular!!" a 12 eurazos.
Así que pedimos una solamente por comprobar esa anotación tan pretenciosa en la carta, y claro, de espectacular no tenía nada, normalita y se comió porque había hambre.
En Galicia, se hacen tortillas con buenos productos de la tierra y con buenas manos en los fogones, como está de Betanzos.
Felicidades por el post y mucha Galicia Calidade!

Manuel Bustabad says:

Muchas gracias por pasarte por aquí.

La patata gallega no se encuentra en Madrid fácilmente, pero para hacer una buena tortilla hace falta más que eso.

Galicia Calidade para ti también, Rubén.

Manuel Bustabad