Mayo 12

Un alto en el camino (Melindres de Melide)

Sáb, 12/05/2012 - 12:00 — Manuel Bustabad

Todos los años por estas fechas, cuando los rayos del sol se van haciendo sitio -muy de vez en cuando- entre las lluvias que convierten a Galicia en lo que es, comienza un verdadero carrusel de fiestas gastronómicas por todos los rincones del país.

Desde ahora hasta bien entrado el otoño, pero especialmente durante el verano, el mapa de esta tierra se llenará de chinchetas indicando dónde homenajear a la empanada, dónde al percebe o a la nécora, a la lamprea, al pan de Carral o al de Cea o a los vinos, muchos, buenos y diversos, que se producen en pequeñas huertas de toda la geografía.

Así, se misturan los peregrinajes culturales –y religiosos algunos- de gentes del mundo a Compostela y de gallegos a Teixido (algún día se lo contaré) con los gastronómicos. Las bancadas se llenan de personas con sus servilletas anudadas al cuello y las mesas corridas, con su mantel de papel se llena de platos de plástico donde desborda el pulpo, las almejas de Carril o los pimientos de Padrón (que unos pican e outros non).

Y en algunos pueblos confluyen todos los peregrinajes, como en Melide, en la Coruña interior, a donde llega el piadoso tras atravesar Lugo en su camino a la catedral de catedrales (la de Santiago es la más bonita y punto) y donde encontrará todo el año, probablemente por sorpresa, el mejor pulpo que probará nunca a no ser que se deje caer en otra ocasión por Ourense o Carballiño, o esos dulces que allí se hacen, melindres, ricos y almendrados, que conseguirán que el peregrino recobre el color (sobre todo mojando alguno de estos en licor o aguardiente de café).

Mañana domingo –trece de mayo- se celebrará allí la XXI  Festa do Melindre (e da Repostería da Terra de Melide, reza el cartel). Así que miles de vecinos de las comarcas cercanas y peregrinos de todos los lugares confluirán en esta pequeña villa para dar cuenta del pulpo, empanada y estos pequeños y almibarados dulces; una excusa para permitirle al cuerpo un exceso que, por suerte, se puede disfrutar todo el año. Y a disfrutar de la fiesta.

Son los melindres los que llevan la fama (yema de huevo, harina y azúcar fundamentalmente), aunque se encuentran también en otros muchos puntos de Galicia, al igual que los almendrados (clara de huevo, almendra y azúcar), pero son los menos conocidos ‘ricos’ los más peculiares, pues sólo se confeccionan aquí. Son una suerte de galletas de mantequilla (manteca de vaca, harina, huevos, azúcar y anis) muy características (la receta se puede encontrar en el blog de Colineta (Miguel Vila), experto y referencia en la materia gastronómica gallega). Lo suyo es peregrinar hasta estas tierras para conocerlos, no cabe duda. Y probarlos con un licor café, amigo íntimo del melindre y la repostería en general, o con un vino del país –por qué no-, ya sea garnacha, mencía u otro, pues congenian mejor de lo que parece.

Por cierto, en la web del Concello de Melide se transmitirá en directo por streaming la fiesta. También Xosé Manuel García, (Come e Fala de Radio Galega, domingos de una a dos) estará allí en directo. Pero no es lo mismo, claro.

Así que, viajero, cuando te encuentres en el camino con esta villa no pases de largo; párate en sus mesones a probar sus almendrados, sus melindres y sus ricos, siempre después del mejor pulpo del norte de Galicia.

Comentarios

Marta (no verificado) says:

Suena estupendamente. Y para mí, que me entrego fácilmente a los homenajes de los productos más típicos de allá donde vaya, este es un plan fantástico ;)¡Qué tesoros gastronómicos ofrece el norte!
Besos, Manuel ;)

Marta
-lamaletademarta.blogspot.com-

Manuel Bustabad says:

Muchas gracias, Marta.

El carrusel de feiras gastronómicas que invade Galicia en estos meses y el altísimo nivel de todas ellas son dignos de estudio.

Un abrazo

Manuel Bustabad

 

Jesús Ángel López (no verificado) says:

Manuel, he de decirte que nos ofreces un carrusel de productos gastronómicos sumamente apetecibles. No obstante, dado que entre ellos incluyes el pulpo, y dada mi debilidad por él, he de dejar a los demás platos en un segundo plano, pues un buen pulpo, acompañado con un rico albariño, me parece algo sublime.

Manuel Bustabad says:

Gracias, Jesús. 

El pulpo es uno de los grandes tesoros de la gastronomía gallega. Te lo recomiendo en su preparación tradicional (á feira) en Melide o, sobre todo, en Carballiño y Ourense, ya sea en una pulpeira en la calle o en cualquier taberna. Con albariño o con Ribeiro.

Y si quieres dejarte sorprender, en Mugardos (pequeña villa marinera en A Coruña) en su preparación local: a la mugardesa (o a lo sochantre).

Gracias por pasarte por aquí. Un abrazo

Manuel Bustabad

 

Jesús Ángel López (no verificado) says:

Lo comí en Combarro, San Xenxo, O Grove, Cambados ... y en todos los sitios estaba riquísimo.
Un saludo.